-->

30 de octubre de 2008

El Retorno de Tolomeo

Como norma general las trilogías suelen servir para conseguir que una buena película, o un buen libro, pase a formar parte de un conjunto mediocre. Salvo excepciones en las que dichas trilogías son concebidas como tales desde un inicio, las secuelas o precuelas no alcanzan casi nunca el mismo nivel que la idea inicial, consiguiendo incluso desprestigiar a esa obra inicial y se difumina la buena impresión que causó por culpa de un mal producto final.

Este no es el caso, habida cuenta que Tolomeo es un hombre que lo ha alcanzado todo en la vida: una significativa desfachatez y una notable poca vergüenza; además ha conseguido con un sentimiento de superioridad hacia los demás culminar brillantemente su propia gran trilogía de condiciones humanas despreciables, otorgándole meritoriamente el título de personaje VIP -Very Infamous People- para todos los que tenemos la desgracia de convivir con Tolomeo.

Que el ladrón cree que todos son de su condición es un dicho popular con el que tengo ciertas discrepancias. Entendiendo que estos dichos como expresión de la cultura popular a fin de ilustrarnos con ciertas verdades de la vida, al suscribirlos con una serie apellidos o condiciones, contribuirían negativamente a la dispersión de la idea, algo muy contraproducente para los que nos distraemos con facilidad. Pero para este caso concreto incluirle un “y el que no es ladrón, es porque no sabe o no puede” creo que se acercaría a un concepto ligeramente más acertado.

Y es para Tolomeo el mundo está mal concebido; él no se siente obligado a seguir las normas no escritas por las que nos regimos el resto de la humanidad, porque él solo cumple a rajatabla las leyes “oficiales” de los libros que llevan inscritos escudos también oficiales, pero por supuesto solo las que le interesan, para las que no le afectan aplica la desfachatez y la poca vergüenza porque ¿Dónde esta escrito qué en el supermercado hay que pasar por caja una vez llenado el carro de la compra?

Cuando Tolomeo va al supermercado no coge cesta ni carro. El buen señor selecciona dos artículos, los pone en la caja y a continuación se marcha. Durante todo el proceso “artimaña para no esperar mi turno como los demás”, va colocando en la cinta productos de dos en dos, advirtiendo a los que intentan pagar que aquel era su turno, pero como le faltan algunos que se le han olvidado, es magnánimo y los deja pasar. Eso si, los desafortunados a los que les toque pagar y se encuentren con que Tolomeo ha terminado su compra, no se salvan del escarnio público de ser acusados por Tolomeo de colarse o de haberlo intentando de mala fe, ¿acaso no habéis visto que tenía la compra colocada?, porque así, siempre ha sido el turno de Tolomeo.

Tolomeo sonríe avieso cuando guarda su compra en las bolsas, él es listo, el resto idiotas. La idea de que la ética nos impide a los demás realizar este tipo de acciones es un concepto inconcebible y demasiado abstracto para él.

Hazlo tu también, si no lo haces es porque eres tonto… (Palabra de Tolomeo)

¡¡Te despreciamos señor!!

5 comentarios:

Belén dijo...

Como para no despreciarlo, dios, que pedazo compra!

Besicos

Mond dijo...

El otro día le decía a un joven de 13 años que era un poco incongruente en su pensamiento ya que goza de molestar a sus papás pero él no debe ser molestado ni por una mosca. Él se quedó pensando ya se se vio confrontado por lo que le dije. Ese mismo día, de regreso a casa, reflexioné sobre lo que había pasado y pensé: ¿quién me dio a mi el "poder" de decir qué es congruente y qué no? No sé, de cierto modo creo que Tolomeo sólo es él, el que los demás no podamos romper esquemas no es culpa del señor, ¿o sí?

OK, quizás tiene un problema de interacción social, pero -insisto- ¿quién nos autoriza a nosotros a etiquetarlo?

Excelente trilogía :)

Pedro Escudero dijo...

Bueno, pues que me le encuentre yo en la cola del supermercado, a ver quien grita más, qeu con los caraduras em sale el poco mal genio que tengo (teme la ira del hombre tranquilo) Yo también desprecio a ese tal Tolomeo, y a los de su ralea :S

Mixha dijo...

Tolomeos hay en todo lados, a veces me encuentro con Tolomeos de diversas magnitudes en supermercados y malls; así es que entiendo tu enfado querido cuatropelos... \\

un beso

cuatropelos dijo...

Como dice mixha, Tolomeos hay en todos lados X·D

Mond, una vez ley un extracto de un libro sobre conductas, y, curiosamente daba por incorrectas algunas actitudes que creemos positivas, como compartir, hacer lo que diga la mayoría. Decía que lo correcto es ser egoístas y hacer lo que queramos que es más sano emocionalmente y no nos envenena. Curioso, curioso. X·D