-->

8 de octubre de 2008

A Juan le gustan los huevos fritos

A Juan le gustan los huevos fritos. Le gustan en su punto, ni muy hechos ni muy crudos. Le encanta romper la yema y apurarla al máximo sin escatimar trocitos de pan. A Juan no le gusta cuando la yema se queda demasiado cuajada.

Juan es un generador de emociones. Invita a la risa, la ira, el miedo, la ternura, la imaginación, la impotencia y, sobre todo, a la alegría y a la felicidad. Juan excava en los jardines en busca del centro de la tierra, salta con fuerza para tocar las estrellas con la mano o dibuja mundos imaginarios en los que él puede realizar cualquier proeza.

Es amigo de sus amigos, fiel, sincero y ha aprendido a ignorar a todos aquellos que no lo respetan o no le hacen caso. Es persona, antes eso le hacía daño.

A Juan le gustan los huevos fritos, si es con patatas fritas, mucho mejor.


3 comentarios:

Mond dijo...

Juan me cae bien porque salta con fuerza para tocar las estrellas, excava en los jardines en busca del centro de la tierra y le gustan los huevos fritos... con patatas mejor.

Que simple puede ser la vida, ¿cierto?

sibenik dijo...

Los huevos fritos son una cosa tan simple como exquisita, lo cual demuestra que las cosas sencillas son las que nos hacen felices y que para vivir sólo hace falta lo imprescindible...Un abrazo

cuatropelos dijo...

Si es que no me canso de repetirlo... la vida puede ser simple y feliz. Somos nosotros los que nos empeñamos en complicarla.

Un abrazo :·D