-->

18 de enero de 2007

Puedes dejar de ser un idiota si sabes como conseguirlo.

Dos hombres en una cafetería discutían airadamente sobre temas veniales. El camarero del bar era uno de ellos, un muchacho que apenas superaba los veinte años y que se jactaba a menudo de ser un sujeto docto en lo concerniente a culturilla general y actualidad en particular. Aducía que sus conocimientos y su saber estar eran debidos a su gran experiencia en el mundo de la hostelería, dado se dedicaba a ello desde muy jovencito. Su interlocutor era un muchacho cercano a la treintena, relativamente conocido en el barrio y aunque a primera vista no se percibía, poseía un ligero retraso mental sabido por todos.

Durante el transcurso del pequeño debate que mantenían y harto ya de lidiar con una persona a la que consideraba un ignorante, el camarero quiso dar por zanjada la conversación:

- Y tu que vas a saber si eres tonto…eres tan tonto que hasta tienes una paga por serlo.

Tanto el muchacho como los allí presentes se quedaron estupefactos por el comentario del empleado de la cafetería, que un intento por resultar gracioso sus manifestaciones habían resultado de muy mal gusto, logrando por parte de los que allí se hallaban una antipatía compartida.

- Ah, con que yo soy tonto –dijo el hombre con gesto de perplejidad-. O sea, tú que te levantas todos los días a las seis de la mañana y te pegas aquí todo el día trabajando como un esclavo a cambio de un sueldo miserable, tú no eres tonto. Yo que me levanto todas las mañanas a la hora que me da la gana y cuya única ocupación es la de ir al banco y poner la mano para que me den el sueldo, yo, si soy tonto ¿no? Pues no sé yo quién es más tonto de los dos.

La contestación arrancó una sonrisa a los presentes y el consiguiente sonrojo del camarero, que no volvió a decir nada el resto del día.

Para poder lograr no continuar siendo un idiota:


Puedes dejar de ser un idiota si sabes como conseguirlo (edición principiantes)


Una guía básica paso a paso para todo aquel que quiera dejar de ser insignificante y, aún mejor, sí además puede conseguirse sin trabajar.


Esta primera edición para principiantes consta de los siguientes capítulos:

Capítulo I.: Como conseguir que todos le presten atención.

Les enseñaremos los pasos a seguir para ser el centro de todas las miradas allá donde vaya.
- No ceder el asiento a ancianos, embarazadas y minusválidos aplicando el cinismo.
- Cómo colarse en las filas con total desfachatez sin esperar su turno.
- Gánate a tu jefe siendo un delator.

Capítulo II.: Total dominio del léxico.

Aprenderán a usar a la perfección oraciones como: “Si, si, vale, va a ser lo que usted diga señora” y “Ah, ¿pero había qué guardar turno?

Capítulo III.: Lograr ingresos extra.

Cómo obtener beneficio gracias a las demandas por pequeños accidentes –el charco de agua-, estafas al seguro por medio del falso robo o procurarse una baja por enfermedad por el resto de su vida. Todo ello perfectamente explicado y con sencillos ejercicios .

¿A qué esperan?, deje de ser un idiota gracias a nuestra guía “Puedes dejar de ser un idiota si sabes como conseguirlo” (edición principiantes).

Otros títulos de esta colección

Puedes dejar de ser un idiota si sabes como conseguirlo

(edición avanzada).

Podrán beneficiarse y alcanzar gran popularidad gracias a una desgracia. Averigüe como sufrir un largo secuestro o una polémica detención y estancia en la cárcel, con todos los gastos pagados, y lograr favorecerse de ello.

Les instruiremos en el modo de ser seleccionado para participar en un reality show con altos índices de audiencia.

Y mucho más…


Ediciones cuatropelos –algunos derechos reservados-

10 comentarios:

Johnymepeino dijo...

Recientemente leí un artículo que hablaba también de imbéciles en el entorno del negocio de la restauración.
Prima la ignorancia, no cabe duda, los últimos planes de estudio en España han hecho estragos.
Estupendo Manual :)

Saltasetas dijo...

Jajajaja.
Yo creo que necesitaría ese libro.
Guardame uno.

KUTXI dijo...

Jajajajaaaa, buenísimo. Yo quiero el libro, estoy muy interesado en lo de la baja de por vida. Estoy seguro de que en la contraportada viene testimonios de gente que ya lo ha leído: "Gracias a este libro me estoy forrando" Ana María Ríos... es que ayer ya estaba chapoteando en el fango de la pantalla amiga, la cancunera.

Norma dijo...

De regalo, el bolígrafo del negro de Ana Rosa Quintana, o el ojo de cristal del Dioni, dos héroes patrios del escaqueo y el vivir by the face.

susana dijo...

joe si q te las currao...me has recordado a una canción , te la voy a buscar en youtube...

joer ojo con la palabrita de verificacion: aueuoza

cuatropelos dijo...

Hola a todos. Lo más triste es que muchísimas personas piensan que si alquien no hace ciertas "maldades" es porque es ciertamente idiota, no piensan que aunque puedas hacerlas, no las haces porque no quieres, ellos creen que es porque no puedes...con lo que aumenta la indignación. X·S

susana, pues anda que ésta...skotmbji

Saltasetas dijo...

Yo he decidido quitar lo de verificación... al final estorba más que otra cosa

djyec

Mond dijo...

Mi papá llama a estas personas "los clientes de la estupidez" y escribió un ensayo maravilloso. Le voy a mandar el link the tu post para que de su opinión que, seguramente, será acertada como el mismo post.

Si la estupidez/idiotez doliera...

cuatropelos dijo...

Al principio no la tenía, pero entraban muchos comentarios spam y lo peor de todo es que al principio (no se mucho inglés) me creía que era gente de verdad X·D

cuatropelos dijo...

mond, si la estupidez doliera (y casi me incluyo) muchos vivirían toda su vida en cama X·D