-->

27 de diciembre de 2006

Blanca Navidad

La Navidad es un asco, le dijo una vez un niño a su padre.

- ¿Por qué dices eso hijo mío? Le preguntó intrigado.
- Mira, antes de comenzar las fiestas la cosa empieza a torcerse. Ya en el colegio, días antes de la celebración previa a las vacaciones los profesores se enfrentan entre ellos. Unos están a favor de una fiesta que conmemore la Navidad, otros dicen que en virtud de algo que llaman laicismo se deben celebrar las vacaciones propiamente dichas.
- Pues sí que empiezan mal, corroboró el padre interesado.
- Después llegan los del AMPA…
- ¿Los del hampa? ¿La mafia en el colegio?...interrumpió el adulto con tintes irónicos.
- No hombre, el A.M.P.A, la “Asociación de Madres y Padres de Alumnos y Alumnas”, le explicó el niño consideradamente.
- Pues me falta una “A” de Alumnas, cuestionó el padre.
- Es que ellos dicen que con dos “A” lo de AMPA suena muy mal.
- Ah, vale, vamos que lo de Hampa suena muy bien. Pues anda que lo de “Madres y Padres de Alumnos y Alumnas” no queda a la zaga lo bien que suena, continuó el padre ironizando.
- Y yo que sé papa, si solo soy un niño, increpó el chaval queriendo zanjar el asunto.
- Papa, los del AMPA, que tampoco están de acuerdo entre ellos, discuten con los profesores. Todos dicen lo mismo y ninguno se entiende entre sí. Vamos, un despropósito, explicaba el niño gesticulando con ademanes de adulto.
- Después resulta que la fiesta es muy aburrida porque la mitad de mis amigos no van. Hassan dice que su familia hace una fiesta con un cordero o algo así. Yuan que si sus padres dicen que ellos no quieren saber nada de Jesucristo y así la mitad de la clase. La fiesta es para llorar.
- Pues tienes razón hijo, le contestó el padre compresivo.
- Es que no lo entiendo papa, porque los padres de Hassan podrían haber llevado el famoso cordero, los de Yuan enseñarnos como celebran ellos sus fiestas y las juntamos todas ¿verdad? ¿No sería más razonable que los demás aporten rasgos de su cultura para enriquecernos mejor que eliminar la Navidad?
- Mirándolo desde ese punto de vista no es mala idea, dijo el padre sorprendido de las reflexiones del niño.

- Y de la cena de Nochebuena mejor no hablar. Preparáis una cantidad de comida tan exagerada que al final sobra tanta que estamos dos días comiendo lo mismo. Además, es una comida que no me gusta; demasiados canapés, la carne que está fría con la salsa tan malísima y el marisco me repugna, parece que está vivo puaj…
- No digas eso hijo, la comida está buena y cuesta muy cara…
- Pues me sigues dando la razón, dos huevos fritos con patatas, riquísimo y barato, ñam ñam, contestó el niño relamiéndose.
- Después me quiero ir a dormir y no puedo, os ponéis a cantar villancicos toooooda la noche, siempre los mismos una y otra vez, ¡uf!. A la mañana siguiente mama y tú os levantáis enfadados porque yo despierto temprano, quiero desayunar y vosotros queréis seguir durmiendo. Por cierto, ¿Qué es eso de la resaca? ¿eso no era lo que hay en la playa cuando no me dejáis bañarme?...
- No hijo, eso es otra cosa, respondió el padre avergonzado.
- Para colmo yo le he escrito la carta a los Reyes Magos como vosotros me habéis dicho; pero resulta que en colegio me entero que hay niños que se la han mandado a Papa Noel. Ellos tienen sus regalos el veinticinco y yo tengo que esperar hasta el penúltimo día de las vacaciones. Es injusto, es muy injusto, dijo el niño indignado.
- Es que hijo, según nuestra tradición, a nosotros nos traen los regalos los Reyes Magos siguiendo los acontecimientos ocurridos en el nacimiento de Jesús hace dos mil años.
- Pues mira papa, o el gordinflón se pone de acuerdo con los Reyes o yo le escribo el año que viene la carta a él, y si tienen ya mucho trabajo, pues que se fastidie por un niño más no va a pasar nada, resolvió el chaval enérgicamente.
- Lo que yo te diga, estás fiestas están muy mal organizadas…
- Pero es un periodo de amor y paz entre los hombres de buena voluntad y tal…interrumpió el padre intentando ser conciliador.
- El tráfico es insoportable, los centros comerciales y las tiendas llenas de gente estresada y malhumorada. ¿Qué pintan tantos adultos en las tiendas de juguetes?¿o acaso no se dan cuenta que los juguetes son para los niños, no para ellos?, le preguntaba al padre con gesto de no comprender nada.

Tras las explicaciones del niño, el padre miró al muchacho y rindiéndose ante sus razonamientos le dijo:

- Hijo mío, tienes razón, la Navidad realmente es un asco.





8 comentarios:

Ruben dijo...

Genial el post.

Oye con un hijo asi no hay quien disfrute de todas esas "fiestas" que hacemos los adultos ... jajaja.

Si mi hijo me desgracia asi la Navidad lo condeno a comrarme juguetes !!!

Mond dijo...

¡Qué hijo tan amargado, no?

SOMEZING dijo...

también está muy bien eso de pasearte por las calles y ser todo amor, felicidad y familias muy unidas cuando hay otros que pasarán las fiestas solos porque no tienen familia o porque es la primera navidad qie pasarán sin alguien querido.

Mina Harker dijo...

Me ha encantado el texto, y este añoo estoy con el niño, la Navidad es un asco :-(

Habrá que hacer algo para cambiar la próxima :-)

susana dijo...

Me gustó el texto, aunque me dio cosita, me puso un poco triste , no se...oye me gusta el aspecto q le has puesto al blog...el azul q has puesto es sutilmente genial...besos y sueña a lo grande, su

Ferguson dijo...

Yo lo que estoy en contra es de ese sentimiento falso de alegría y felicidad y amor. A mí las lucecitas, las comilonas y el consumismo me gustan.

fresh dijo...

Si es que al final todo es depende del cristal con que un@ mire la vida.

Yo en navidad paso del cossumismo absurdo. Comer igual si como un poco mas de lo normal, pero es que voy de invitado, asi que no puedo preparar el menu y aporvecho las fiestas que tiene este mes para repartir por diversos corazpnes este amor de invierno que me abrasa ;-)

El post esta muy bien y por ello y muchas otras cosas Cuatropelos te felicito este año que viene qu eseguro viene cargado de buenas cosas :D

Norma dijo...

Pues yo creo que el niño tiene más razón que un santo, jeje. Los queremos hacer comulgar con ruedas de molino... son canijillos, no tontos!!