-->

5 de noviembre de 2006

Infiernos en miniatura

Vuelven a casa en silencio, con la cabeza gacha. Con un tímido saludo van directos a su habitación. Sus madres van a darles su beso amoroso y allí están, sentados en sus camas, callados, mirando al infinito… ¿Qué te ocurre cariño? ¿Te encuentras mal? …no pasa nada, nunca pasa nada.

Hace tan solo unos meses no paraban de alborotar, llegaban gritando y corriendo como una exhalación, se comportaban como niños…¿te has peleado en el colegio?¿te has disgustado con algún amigo?...puedes contármelo, eres mi niño.

Sois unos salvajes, ¿no podéis jugar como personas? ¿por qué no tenéis mas cuidado?...al principio los moratones son accidentes en el patio, pero ya son demasiados, nadie es tan desafortunado.

Antes era un estudiante brillante y tenaz, ahora solo consigue suspensos.

Mi niño está triste, ¿Qué le pasa a mi niño?...ya no ríe, ya no canta, solo permanece inmóvil con la mirada perdida. A mi niño me lo están matando poquito a poco, día a día, clase a clase.

Mi niño se apaga…unos terroristas de doce años lo están sumergiendo en si mismo, en su propio miedo. No quiere salir a la calle, no quiere ir al colegio. Es un prisionero de su propia vida.


Está al orden del día, maltrato, vejaciones y violencia en las aulas. Una imaginaria ley del más fuerte que se aprovecha de los bondadosos y de los cándidos convirtiendo algo tan simple como ir al colegio en un infierno.

Victimas y verdugos infantiles, una eterna pregunta…¿Qué es más trágico, educar a un hijo para convertirse en presa, o por el contrario, instruir a un temible cazador? …

6 comentarios:

Mond dijo...

Creo que todo esto está pasando porque es lo que los niños ven diariamente en los múltiples medios de comunicación y porque "alguien" decidió que la fantasía y la imaginación no son partes importantes en el desarrollo de los niños. Es una triste realidad que nos corresponde modificar a los adultos, antes de que ellos lleguen a esta etapa.

Ruben dijo...

Si ... triste y dificil de manejar.

Ya mis dos hijos superaron esa etapa. La primera que paso salio bien rebelde y no era el terrible cazador pero era alguien a quien eludian los cazadores.

Mi hijo despues fue mas tranquilo pero de igual mal caracter como el padre y sin muchos tropiezos manejo la situacion. Con el tuve que insistir mas en que no debia dejar imponerse a nadie.

En fin, ardua tarea te espera.

cuatropelos dijo...

Afortunadamente los mios son todavía muy pequeños, pero soy consciente de que llegará el problema antes de que pueda darme cuenta y como dice mond, depende de los adultos enseñarles que ese comportamiento pseudo mafioso es absurdo e intolerable...

susana dijo...

uf se me ha puesto mal cuerpo...mi hija mayor tiene 8 años, y te mentiria si te dijera q no me acojona todo esto...sobre todo porq se que llega un momento en el q yo no estoy ahí, para ponerme delante...ay prefiero no pensar, besos temblorosos, su

Freshmaker dijo...

No se que decir la verdad. Cuando iba al colegio, yo fui en parte uno de esos que hacian pequeñas putadas a los demas niños (a los mas debiles les defendia pero entraba dentro del mismo cajon) Y creo que todo era porque tenia problemas en mi vida privada y eso, afectaba a toda mi existencia en general.


Actualmente no se si es por eso porque la juventud de hoy dia esta totalemnte enajenada con tanta violencia gratuita...

cuatropelos dijo...

susana, los hijos es que duelen un montón, solo de pensar que les puede pasar algo o le pueden hacer daño se me pone mal cuerpo.

freshmaker, ah, con que tu eras un malandrín de pequeño...es broma...siempre se ha dicho que los niños son unos cabrones (con perdón), son competitivos y tienen muy mala leche con los otros niños...y las putadillas como tu dices siempre han existido, pero eran solo eso putadillas...ahora es maltrato con saña y violencia y eso habría que pararlo de algún modo.