-->

17 de noviembre de 2006

El gran enemigo

Los seres humanos poseemos de una especial disposición a sucumbir a cualquiera de las múltiples sustancias que producen adicción. Nos sometemos con facilidad a la destreza que poseen ciertos compuestos a la hora de engancharnos y hacer de nuestra vida una constante dependencia a ellos, en ocasiones, hasta el fin de nuestros días.

Por ejemplo, no conozco a ninguna persona que no sea adicta al aire. El aire es un compuesto formado en un 78% por nitrógeno, un 21% de oxígeno y en cuantías variables vapor de agua, ozono, dióxido de carbono, hidrógeno y algunos gases nobles. No sé de nadie que no tenga la necesidad de respirar regularmente con gran riesgo de morir en caso de dejar de hacerlo; y si no hagan conmigo este sencillo experimento. Dejen de respirar por un momento, notarán que pasados unos segundos empiezan a notar el síndrome de abstinencia y al cabo de un rato les será imposible reprimir realizar una profunda inhalación de aire para compensar esa deficiencia momentánea. Según los expertos, el aire es el elemento más adictivo que existe, tanto que no dejamos de consumirlo ni siquiera al dormir. Es tal la asimilación del oxígeno en nuestro organismo que su ausencia puede provocar la ya mencionada muerte e incluso algo peor.

Otro compuesto del que somos altamente dependientes es el agua, ya sea en su versión clásica, incolora, insabora e inodora, o bien con aditivos, leche, zumos e incluso en refrescos; los fabricantes en las etiquetas incluyen el agua entre sus ingredientes o al menos eso es lo que ellos dicen. El agua se compone de dos moléculas de hidrógeno y una de oxígeno, y al igual que el aire, pero en menor medida, eliminar su ingesta provoca a corto plazo consecuencias fatales.

¿Han observado que ambas sustancias contienen oxigeno?

La comida, la otra gran adicción

Analizando objetivamente lo expuesto se llega a la conclusión que el problema se haya en éste. No es la nicotina o la cafeína, por poner un ejemplo, lo que producen esta sumisión. Dado que en esencia, ya sea por su composición -véase que los alimentos, el alcohol o el café contienen agua- o por su forma de absorción -con el tabaco y el cannabis el procedimiento de ingestión depende del oxigeno para que se produzca su combustión y posterior consumo-, todos los elementos propensos a causar una adicción dependen en gran medida este elemento.

De este modo insto a los científicos a que pongan todo su conocimiento al servicio de un mundo sin dependencias ni adicciones, un mundo en el que el ciudadano sea libre para elegir y pueda gritar…¡Ya no necesito el O2!

Aunque creo que ya se han puesto manos a la obra y se emiten gases tóxicos y CO2 a la atmósfera más allá de los niveles aceptables. Pensándolo mejor, me parece que como no tengo fuerza de voluntad me va a costar mucho dejarlo, como suelen decir los toxicómanos respecto a la legalización de las drogas, podre soportar seguir consumiendo oxígeno, eso sí, fresco y sin adulterar.

6 comentarios:

Ruben dijo...

Muy buena parabola ... es que somos muy adictivos !!!

Yo por ejemplo ... tengo una adiccion terrible al chocolate y al sexo ... aunque no precisamente en ese orden.

Mond dijo...

¡Síndrome de abstinencia! Nooo, no pude dejar de respirar, ¿qué pasa? Gracias por la cátedra, está excelente.

susana dijo...

umm yo soy adicta al chocolate...a la sonrisa de mi hija, a los besos de nariz de mi hijo, a despertarme con aretha franklin...bueno soy adicta a muchas cosas, ademas del aire , agua...joer me tengo q ir pa un centro a desengancharme de algo...besos su

cuatropelos dijo...

Muy buenas adicciones ruben, aunque para mí el chocolate no tanto, pero el sexo está por delante hasta de comer...como todo el mundo ¿no?.

Mond, yo por si las moscas no voy a dejarlo, si no respiro me pongo rojo...y no me convina con la ropa ;·P

No te desengaches susana, si en el fondo las adicciones son placeres, y las tuyas no hacen daño, al contrario, completan la vida :·D

Freshmaker dijo...

Haber... en este momento... estoy conteniendo el aire... ... ... sigo en ello... ... ... aun estoy ahi... ... ... ¡¡todavia no he respirado!! :D... ... ... AARGGGGHHFFFAAHHRRFFF... ... ARF, ARF arf... ...

Voy a tener que darte la razon, soy adicto al aire :(

Veras cuando se entere mi familia la que me monta xDDD

Gran post Cuatropelos. Y agradezco que hayas incluido sutilmente el cannabis entre tanta verdad ;-)

cuatropelos dijo...

Respira, respira...no te vayas a ahogar freshmaker :·D

La verdad es que no sé por qué el cannabis es ilegal cuando no es ni mejor ni peor que el alcohol, en cambio este último está totalmente socializado...paradojas de la vida. Y que conste que no consumo, entre otras cosas porque cuando lo he probado no me ha sentado bien X·S