-->

29 de septiembre de 2006

Exodo


“…me acuerdo que cuando venían los aviones a bombardearnos, la gente se refugió en unos grandes almacenes que había en calle Martínez, imagínate, cientos de personas esperando que pararan las explosiones. Pues cayó un obús allí, justo en el centro…murieron muchas “criaturas” aquel día…”

Superviviente, 14 años en 1937


Siempre se ha dicho que tras un conflicto bélico la crónica la escriben los vencedores; pero cuando las vergüenzas cometidas son también responsabilidad de los vencidos, la consecuencia es que esas abominaciones pasan a formar parte del olvido y se convierten simplemente en un difuso borrón en la memoria histórica.


Escuetos los gritos de victoria y ocultados los actos deshonrosos, cuando motivado por la venganza y en represalia por los sucesos acontecidos en los primeros meses de la Guerra Civil Española en la desobediente Málaga, “la roja”, así denominada por el bando “Nacional”; el General Queipo de Llano ordena la toma de la ciudad. Un contingente formado por alrededor de 25.000 soldados entre italianos, musulmanes y milicianos de derechas españoles, con el apoyo de los alemanes a las fuerzas aéreas y artillería naval fascistas, un 6 de Febrero de 1.937 la ciudad es cercada por todos los flancos. El abandono y la negativa a enviar refuerzos para su defensa por parte del Gobierno Republicano dirigido por Largo Caballero, aboca a la ciudad a su ocupación el 8 de Febrero sin apenas resistencia, habiéndose ordenado a la población civil su evacuación el domingo 7 de Febrero.


Sin percatarse que era una maniobra del ejercito faccioso para convertirlo en una ratonera sin escapatoria, se estima que entre 50.000 a 150.000 malagueños emprendieron éxodo a pié por la única vía de salida permitida en dicha ocupación, la carretera Málaga-Almería, la gran mayoría mujeres y niños.

“…cuando los barcos nos bombardeaban, corríamos a escondernos bajo la carretera, nos metíamos dentro de los tubos que colocan para que corra el agua por debajo cuando llueve. En los tubos había gente muerta y mi madre me decía que estaban dormidos, era muy pequeña ¿yo qué entendía?...”

Superviviente, 14 años en 1937


Durante el trayecto, la huida fue acompañada por los buques de guerra franquistas que encañonaban indiscriminadamente a los civiles que intentaban escapar, mientras los aviones germano-italianos ametrallaban y bombardeaban la carretera.

“Lo mismo que pasó en la carreta de Málaga-Almería lo he visto luego, y lo sigo viendo, muchas veces en el cine y en la televisión. Creo que lo que hicieron en Málaga fue como un ensayo de lo que posteriormente sucedió en otras guerras. Pero la primera vez que se atacó y bombardeó así a la población civil fue a nosotros, en aquella carretera: ocuparon Málaga y prepararon una trampa criminal a la salida”

Superviviente, 12 años en 1937


No se sabe con exactitud, las cifras hablan de 5.000 la cifra de muertos en la “espantá” o “desbandá” como se la conoce en Málaga.

“…la madre de tu abuelo, vamos, tu bisabuela, la montaron en un camión o furgoneta (posiblemente la ambulancia del doctor y héroe en estos acontecimientos Norman Bethune) y ya no se supo más de ella. Le perdieron la pista el Vélez-Málaga, se sabe que llegó hasta allí, pero que ocurrió con ella o donde la enterraron no se averiguó nada…”

Superviviente, 14 años en 1937


Tras la Toma de la ciudad, la represión franquista fue especialmente virulenta en Málaga. Del 8 de febrero de 1937 hasta el 25 de agosto de 1944, fueron condenadas a muerte y fusiladas en plena calle más de 20.000 personas acusadas de “rojos”.

Acontecimientos que por las barbaries cometidas por unos y por el indolente desamparo a la que se vio sometida la población por parte de los otros, pasa a formar parte de los episodios olvidados en los libros de historia. La crónica negra junto al mar azul, borrada durante años de la memoria histórica.

“A los tres cuartos de hora, un parte de nuestra aviación me comunicaba que grandes masas huíana todo correr hacia Motril. Para acompañarlesen su huida y hacerles correr más a prisa, enviamosa nuestra aviación que bombardeó incendiando algunos camiones.”

Queipo de Llano, Charla radiofónica , 9 febrero 1937

“Nunca he olvidado a aquella mujer que, herida por un obús, en medio de un charco de sangre amamantaba y abrazaba a su hijo de dos meses.”

superviviente: 10 años en 1937

“No hay duda alguna de que la rebelión militar que se inició el 17 de julio en la plaza de Melilla (...) Que la opinión publica española quiere esto (...) está más claro que la luz (...)Y si hay alguien que lo duda, que se lo pregunte a Málaga, la bella ciudad roja redimida...Ella hablará.”

Discurso del general Mola, ABC, Sevilla 28-2-37

“Así fue como más de 150.000 malagueños iniciaron una dramática huida por la costa en dirección a Almería, hostigados por bombardeos aéreos y desde el mar que produjeron miles de víctimas entre hombres mujeres y niños. Esta tragedia humana no ablandó ni mucho menos el corazón de los atacantes, pues la forma en que se apresuraban a escapar y cómo se les exterminaba era incluso objeto de comentarios jocosos mientras les disparaban desde los barcos.”

Víctor Mª Sola y Carlos Martel
Para saber más:
Bibliografía y fotografías

8 comentarios:

Mond dijo...

Cuando uno tiene la capacidad de recapitular un episodio real y lograr que del lector emanen emociones parecidas a las del acontecimiento, es un excelente escritor. Esto es lo que acabas de provocar en mi. Espero que la tristeza, la ira (pecado capital) y la frustración que siento en estos momentos sirvan para que mi proceso de enseñanza-aprendizaje mejore cada día.

Freshmaker dijo...

La verdad es que en ninguna guerra hay vencedores ni vencidos...

Te has currado un post realmente impresionante y como bien dice Mond, despierta unos sentiminetos de tristeza y verguenza por ver de lo que es capaz el ser humano por ¿honor a la verdad?...

No se si ya lo sabias, pero el primer bombardeo aereo a una poblacion fue en GERNIKA, a manos del ejercito nazi, por el simple hecho de probar el grado de destruccion de ciudades y de personas, para despues hacer lo mismo en diferentes ciudades de Europa con los ya conocidos resultados.

Y aqui no se ha olvidado todo el daño que se le hizo no solo al pueblo de Gernika ni al pueblo basko en general, sino a toda la humanidad en si.

cuatropelos dijo...

Fué y es muy triste, de esto no se ha hablado hasta muy entrada la democracia y aún se hace con reticencias.

La historia puede ser benévola o cruel, pero en este caso es invisible...las personas mayores de Málaga hablan con reticencias y sorprende la frialdad con la que te hablan de muertos por las calles y los caminos, bombas estallando alrededor, fusilamientos en las puertas de sus casas...

La espantá, y lo digo sin ánimo de quitar importancia a la barbarie de Gernika ni mucho menos, ocurrió dos meses antes que el bombardeo de Gernika...¿por qué nunca se ha hablado claro sobre el asunto?...

Mond dijo...

Me gusta el nuevo look, ¡felicidades!

cuatropelos dijo...

Gracias, aunque no lo tengo muy claro la verdad...es que he aprovechado que he migrado a beta a ver que pasaba

Ferguson dijo...

Muy buen post. No sabía nada del tema.

Mochuelo dijo...

Hola , me he metido aquí porque por casualidad he tecleado "La espantá de Málaga" en el Google y sólo salen dos referencias al aconteciemiento histórico: éste blog y un comentario que yo mismo hice en otro blog hace unos meses.Repito:Sólo dos referencias que hablen de este suceso.
El hecho histórico en sí me parece una atrocidad aún sangrante y digno de estar en todos los libros que sobre el espanto se escriban. Pero lo que realmente me produce vértigo es que esta matanza de miles de inocentes a sangre fría no sea conocida ni comentada por nadie. Yo descubrí este episodio porque un día hace cuatro años, de paseo por Málaga entré en una exposición titulada El crimen de Málaga sin saber de qué iba.
¿Qué mierda de país es éste? ¿Que tenemos dentro los andaluces? ¿Cómo puede un pueblo tan antiguo olvidar tan fácilmente todo el daño infringido? si algo así es callado y ocultado...¿Qué podemos esperar ya de nosotros mismos?
Perdona mi tono lúgubre, te felicito por el post, pero hoy no tengo un día fino: Que el hijo de puta de Losantos pueda estar todas las mañanas sacando pecho en su programa y que la barbarie siga siendo silenciada me produce asco y miedo. Si la historia puede ocultarse así y a nadie importa ya saber de donde venimos es la hora de perder la esperanza en este pueblo.
No hablo de revancha ni de recompensa porque ya es tarde para eso, es simple y llanamente que no se olvide, que cuando alguien pase por esa carretera de la costa se detenga siquiera unos segundos a recordar la masacre y se ponga por un instante en la piel de esas personas asesinadas por las bestias.
Ya es lo único que podemos hacer por las víctimas.

Anónimo dijo...

Os dejo aquí una web sobre el tema por si quereis saber + http://canales.diariosur.es/lahuida