-->

22 de octubre de 2008

Problemas tenemos todos

Rasgo inequívoco del ser humano es que no importa lo afortunados que seamos en esta triste vida, todos y cada uno de nosotros no podemos evitar tener algún quebranto. Hay ciertas leyes místicas no escritas que rigen sobre la máxima: salud, dinero y amor. Dichas leyes dictan que el aumento de uno de estos pilares implica intrínsecamente en detrimento de los demás, lo que implica, que el éxito en una de estas facetas de la vida nos ocasiona carencias en el resto que afectan directamente en nuestro nivel de satisfacción. Quizás podamos interpretar, no sin ciertas dudas, que en el equilibrio se haya la felicidad, un equilibrio harto complejo de conseguir.

Mentiría si no reconociera que tiene sus ventajas ser un muñeco imaginario bidimensional. Cuando paseas por la calle los niños te señalan con una sonrisa. Supongo que resulta grato encontrarte de frente con la fantasía; la irrealidad nos devuelve a la infancia y seguramente no es lo mismo para el personal de un banco atender a un señor con traje que a otro vestido de payaso, siempre y cuando la pistola que le apunte sea de agua, algo que no suele ser lo habitual. Sentirte querido por la gente y comprobar que el clásico funcionario de carácter agriado te trata con simpatía, no tiene precio.



Al hilo de lo anteriormente mencionado también he de decir que cuando hace viento puedo estar horas agarrado a una farola como si fuera una bandera. También puede que un gracioso te tire al suelo, te coloque una piedra encima y no te puedas levantar. Aviso: ¡No es gracioso!; y menos si la gente encima se ríe de ti porque piensa que estas haciendo una actuación cómica. En fin, avatares que tiene la vida.

Lo que me compensa un ámbito de la vida, desequilibra mi balanza en otras cuestiones no menos importantes. A veces me siento como un Nexus-6 justo antes de morir, porque aunque ficticio e irreal, como todo ser consciente, uno tiene su corazoncito, y, no hay motivos para no reconocerlo, también ciertos impulsos. Que a una chica le parezcas pintoresco, simpático e incluso “mono” a veces no es suficiente para alcanzar el éxito en el amor…sexo, para que nos vamos a engañar; por eso aprovecho esta ocasión para dar las gracias a aquel al que le debo la vida, mi creador, y formularle una pregunta que alivie una de mis grandes dudas existenciales:

¿Por qué no me dibujaste con pene?

Aunque solo fuese uno pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos…como Platero.

6 comentarios:

Mond dijo...

¡Me dejaste helada! ¡Qué buen post! Jamás imaginé ese final...
Te daría un premio por este post, pero sólo soy una simple mortal.
¡Me hiciste el día!

Gracias...

Davicine dijo...

Buenisima entrada. Me ha encantado. El blog tiene un diseño sencillo pero efectivo.

Enhorabuena, y aunque como dicen, no se te puede dar un premio,pero si un voto.

Suerte en 20 minutos, ya verás como subes, que es dificil (yo estoy en cine) pero posible.

cuatropelos dijo...

Gracias Mond y Davicine, comentarios como los vuestros son el mejor empujón para continuar escribiendo :·D

Por cierto Davicine, dificil e igualada categoría la tuya. Conocía el blog y es un voto que tengo en el aire. Hay algunos blogs muy muy buenos y es dificil decidir. No es cumplido por tu visita, ya te tenía en cuenta; y, aunque parezca un tópico, los votos no es algo que me inquiete, hombre, si ves que alguien te ha votado te alegras porque significa que a alguien le gusta lo que haces que en realidad es lo que importa. El premio me da igual, llevo siguiendo los 20blogs tres años y si he inscrito el blog es por participar en las votaciones ya que en las otras ocasiones era un mero espectador.

Suerte :·D

Mixha dijo...

Me gustó tu entrada y el relato muy bueno, no imaginé el final realmente surrealista en muchos aspectos, me alega haber venido a tu blog me parece buenísimo. Y seguiré viniendo
un beso

cuatropelos dijo...

Gracias otra vez mixha, uno hace lo que se puede y a veces sale mejor y otras peor, me alegro de que te haya gustado, al menos vale para algo es esfuerzo :·D

Anónimo dijo...

Que bueno ser bidimensional, que bueno ser feliz, con quién o que se es. Que triste que el dinero o sexo condicione tu felicidad...