-->

25 de marzo de 2007

Solo seres vivos

Cuando en cualquier conversación sale a relucir la figura de Sigmund Freud, no podemos dejar de pensar el él como en ese pervertido que aseguraba que cualquier comportamiento del individuo, psicológicamente hablando, estaba relacionado directamente con el sexo. Y aunque se centraba en lo concerniente a los entresijos de la mente humana, si lo analizamos desde una perspectiva menos compleja quizás ese buen hombre tenía cierta razón.

La cuestión, según me contaron una vez que fui al colegio, es que los seres vivos nos regimos por cuatro parámetros básicos: nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Por mucho que nos pese, aunque más inteligente que los demás, biológicamente hablando no dejamos de ser unos animales bastante normalitos en el modo en el que nos comportamos socialmente y en seguimiento de las directrices que la naturaleza nos exige, porque en el fondo, el resultado es que la vida es más simple de lo que parece por mucho que nos empeñemos en complicarla.



Como casi la mayoría de los primates, véanse los chimpancés, vivimos en manadas. Como ellos, cohabitamos unos individuos con otros porque es el medio con el que nuestra especie tiene más probabilidades de alcanzar la finalidad para la que estamos aquí, la perpetuación de nuestra especie.

Creemos que controlamos nuestro destino gracias al don del raciocinio, probablemente una hormiga también lo crea. Pero aunque su misión sea la de recolectar comida para la colonia, con su trabajo solo persigue la continuidad del hormiguero. En nuestro hormiguero particular no importa la singularidad de sus elementos, aunque pensamos que controlamos individualmente reproducirnos o no, el resultado es que a nivel global lo hacemos y mucho. Para lograr esta perpetuidad lo único y fundamental es el sexo. Es nuestro principio y nuestra finalidad en este mundo, dejar nuestra semilla para conseguir no extinguirnos. Negarlo es negar a nuestro propia naturaleza y visto de ese modo nuestra obligación más importante.

El Sr. Freud estaba en lo cierto, desde el principio de los tiempos vivimos obsesionados con el sexo para poder seguir existiendo como cualquier ser vivo que nace, crece, se reproduce y muere.

4 comentarios:

SOMEZING dijo...

Tú y Freud teneis toda la razón, aunque en ocasiones los humanos nos creemos tan perfectos que nos olvidamos que también somos animales, aunque racionales.

Eso si, ya te digo desde aquí que hay gente obsesionada por el sexo y que lo admite jejeje

Mond dijo...

Pues Freud es Freud por algo y por ese algo todo el mundo ha, por lo menos, escuchado hablar de él. El otro día pensaba en como el ser humano ha decidido que tiene el poder de este planeta, ¿quién le dio permiso de tomar esa decisión? No sabemos.

kutxi dijo...

Completamente de acuerdo. Nos movemos mucho más por instinto que por otra cosa, por muy racionales que nos creamos.

Lo de la racionalidad creo que nos viene muy bien para haber conseguido ser los mejores en eso de multiplicarnos. Claro, que también es posible que terminemos muriendo de éxito...

Payoranger dijo...

Pues yo tambien soy un animalico de esos, ... voy a tener descendencia, he plantado un libro, pero no se donde co*o meterme el árbol...

Efectivamente soy un animal...